Se llama Hiru y no es ciencia ficción: el dispositivo que permite abrir un ascensor o sacar dinero con la mirada