La intrahistoria de cómo el obispo de Solsona dejó los hábitos tras enamorarse de una escritora de literatura erótica