Broncas, espadas y un asesinato: Villarán explica el lado oscuro (de verdad) de Caravaggio