Un historiador paga por un cuadro 80 euros y descubre que es un Van Dyck auténtico