Más allá de Merida y Almagro: clásicos teatrales de verano que te hacen la vida mejor