Spielberg es E.T. y Hitchcock, uno de sus pájaros asesinos: cuando a los creadores se les da de su propia medicina