Rob Lowe, Mel Gibson y los errores que arruinaron sus carreras