Del beso de Titanic, a la policía amargada y mayor: por qué nos gusta más ahora Kate Winslet