Carlos Marzal: "El peligro de ir a casa de Sabina es que no sabes cuándo saldrás"