Charlie Watts, el baterista de los Stones amante del coleccionismo y al que nunca le gustaron las masas ni las fiestas salvajes