Guitarras, tragos y viejos rockeros de siempre: el fiestón de despedida de Tequila, desde dentro