Creatividad y talento: el momento en el que Paul McCartney consigue arrancar de un guitarreo errático un hit de los Beatles