Etiopía, el hambre y dieciséis horas de guitarras: el motivo por el que hoy es el Día Mundial del Rock