Arriba el telón, Casta Diva: cómo la magia de la Callas ha vuelto al escenario gracias a un holograma