Comprar parte de una casa con criptomoneda: la tendencia que llega a España desde Estados Unidos