Cuchillas en mal estado, peelings o fibras artificiales: los errores más habituales en el afeitado