La carne no lo es todo: cómo la magia de las brasas, una pizca de imaginación y algo de paciencia logran una barbacoa de aplauso