Pecar de excesivo (y de hortera): qué no hacer a la hora de decorar tu casa en Navidad