Una azafata de vuelo desvela el truco para viajar en primera clase sin pagar más