La cara B de AVLO, los billetes baratos de Renfe