Arrancan los Juegos de Tokio: otras escenas olímpicas que nos pusieron los pelos de punta