La mascarilla barata tiene los días contados: Europa quiere obligar a usar la FFP2 por la variante inglesa