Combinar vacunas: los efectos secundarios se multiplican en mayores de 50 años