La duración, el enjuague o el cepillo: cosas que no haces bien desde hace años al lavarte los dientes