La mascarilla especial para comer: solo tapa la nariz pero podría reducir el riesgo de contagio