Consumir té al menos tres veces por semana puede prolongar la vida más de un año