"Las calles están llenas": un israelí nos cuenta cómo es vivir en un país donde ya te puedes abrazar sin miedo