No es lo mismo jamón cocido que fiambre de jamón y otros juegos de palabras con los que tener cuidado en el súper