Todo tiene un orden: la forma en la que colocas los alimentos en la nevera influye en lo sano que comes