Cuando te ponen vino para que lo pruebes en un restaurante: en qué te tienes que fijar en ese primer sorbo