Sole enseñó a pintar a su hijo con autismo: los dibujos de Jaime son hoy un éxito y un poderoso altavoz