Tengo 50 y miedo a ir al médico: cómo manejar mi yo hipocondríaco