La intrahistoria de la mujer que estuvo 36 horas al teléfono para no dejar a su padre morir solo