La intrahistoria de la campaña de Celia Villalobos: ni se ha hecho gamer ni ha comprado un equipo de eSports