Javier Ojeda, de Danza Invisible: "Ahora me fijo en los lugares, antes llegaba, me emborrachaba, cantaba y me iba"