Duelo, drogas y una enfermedad: tres canciones de Javier Ojeda para encarar el paso del tiempo