Última llamada para cambiar tus pesetas: cinco anécdotas de los que ya han llevado sus cuatro duros