El CSIC ya ha empezado a fabricar la primera de las tres vacunas que investiga contra el coronavirus