Ramón Freixa, dos estrellas Michelin: "Mi padre nunca me llevaba al fútbol, sino de restaurantes"