El mundo, en llamas: ¿qué planeta les dejaremos a nuestros hijos y nietos?