El drama real tras el movimiento Alerta Roja: "700.000 familias viven del sector del espectáculo, no lo dejen morir"