Un pueblito gallego o un bar sevillano: los (atípicos) destinos españoles que cambiaron las vacaciones de los ricos