Despegar, volar un rato y aterrizar: las aerolíneas ofrecen vuelos sin destino para quienes lo echan de menos

Vuelos a ninguna parte: las aerolíneas ofrecen viajes sin destino a los que tienen el mono de volar